Saltar al contenido

Arbequina: el aceite de oliva más suave

10 junio, 2019
Variedad de oliva arbequina

Arbequina. Ese nombre te resulta familiar, y quieres saber más. No te preocupes, has llegado al sitio adecuado. Te informaremos sobre todas las características de esta variedad de aceite, así como de su oliva.

Imagen donde se ve un olivo lleno de aceituna arbequina.

Características del aceite de arbequina.

La variedad de olivo arbequina es, tradicionalmente, típica de Catalunya. Sobre todo de las provincias de Lleida y Tarragona, esta variedad debe su nombre ya que el Duque de Medinaceli, por el siglo XVII, importó esta variedad de olivo de Palestina, para su castillo en Arbeca. Actualmente encontramos esta variedad en partes de Andalucía y Aragón, además de en Catalunya, y por el mundo, en Chile y Argentina.

Cómo son las aceitunas arbequinas

Pero vayamos al grano, en este caso, a la oliva. Es una aceituna redonda, de tamaño pequeño con respecto a las variedades que encontramos en España. El olivo arbequina es resitente al frío, tiene vigor muy reducido (lo que permite hacer plantaciones de alta densidad) y tiene baja resistencia a suelos calcáreos.

Pese a que su oliva es más pequeña, es más grasa, por lo que en la extracción del aceite, sale más cantidad de éste.

Propiedades de las olivas de variedad arbequina

En cuanto al sabor, tiene un gusto suave, con toques afrutados y un ligero picante al final. No tiene, eso sí, ningún tipo de amargor, lo que permite que se puedan comer las aceitunas como tapa (muy buenas, por cierto) y, en caso de hacer aceite de oliva virgen extra, tendrá una calidad muy buena.

Como hemos dicho, al ser una variedad de aceituna más grasa que las demás, tiene menor número de polifenoles, lo que no es recomendable si se pretende reducir riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Por último, es un aceite que debe protegerse de los rayos solares, ya que es inestable a la hora de conservar, y el sol puede oxidar nuestro preciado aceite.

Usos del aceite arbequina

Al ser un aceite dulce y muy suave, es ideal para aquellas personas que no están acostumbradas a tomarlo en crudo. Por este motivo, es uno de los aceites que más se exportan al extranjero, a países que no tienen la costumbre tan desarrollada de tomar aceite.

Es ideal para acompañarlo en los desayunos, con pan tostado, o para los bocadillos. Igualmente, es muy bueno para usar cuando se quiera elaborar salsas, como podría ser la mahonesa o el allioli, o bien para hacer vinagretas es ideal.

Muy recomendable para usar a la hora de preparar boquerones en vinagre o bien con el uso de marinados de pescados como el salmón.

Por último, se utiliza en algunas recetas de repostería que necesiten el uso de aceite. Es perfecto debido a esa dulzura que tiene esta variedad de oliva.