Saltar al contenido

Buñuelos de viento: receta PASO a PASO DELICIOSA✅

10 marzo, 2021
buñuelos de viento receta tradicional

Los buñuelos de viento o cuaresma son unos deliciosos postres que son muy típicos en las fechas de Cuaresma, justo antes de le Semana Santa. Si quieres aprender como cocinar esta receta tan sencilla, a continuación tienes paso a paso como hacerla. ¡Manos a la obra!

Cómo preparar la receta de buñuelos de cuaresma

El origen de estos buñuelos de viento se remonta a

 

Ingredientes buñuelos de viento

  • 6 huevos
  • 250 gramos de harina
  • 80 gramos de azúcar +azúcar para rebozar los buñuelos
  • 150 gramos de mantequilla
  • Canela
  • Anís (medio vaso)
  • Sal
  • 500 ml de leche
  • Aceite de girasol para freír los buñuelos

Elaboración receta de buñuelos de cuaresma

  1. En una sartén honda o cazuela antiadherente, añadimos la leche, la sal, la canela. Removemos que se integre todo y llevaremos a ebullición. Una vez arranque a hervir, el fuego lo pondremos al mínimo y dejaremos que todo emulsione durante 10 minutos, agregando el anís también.
  2. Una vez ha hervido a fuego lento, cogemos otra cazuela y colamos.
  3. Volvemos a poner en el fuego, y agregamos azúcar y removemos hasta que se disuelva. Tras esto, agregaremos la mantequilla y la disolveremos junto al resto de ingredientes.
  4. Cuando este todo ligado, agregaremos la harina. Es un proceso un poco pesado, ya que costará de hacer. Armaos de paciencia, e id removiendo poco a poco toda la harina, al menos, 10 -15 minutos removiéndola. Apagaremos el fuego.
  5. Dejaremos enfriar nuestra masa, y podremos agregar los huevos uno a uno hasta que la masa los absorba.
  6. Formaremos las bolitas de los buñuelos, con ayuda de dos cucharas.
  7. En una sartén, echamos abundante aceite de girasol. Calentaremos e iremos poniendo las bolitas que hemos hecho.
  8. Procuramos que las bolas se frían por ambas caras, hasta que estén bien dorados nuestros buñuelos.
  9. Una vez los tenemos, sacamos del fuego, los colocamos en una fuente con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite, y rebozaremos cada buñuelo con el azúcar que hemos reservado para esta tarea. Iremos colocando, comprobando que el buñuelo está completamente lleno de azúcar ¡y listo!