Saltar al contenido

Salmorejo: receta sencilla y sana

9 junio, 2019
Salmorejo, ese manjar sencillo y delicioso, ideal para el verano

Cómo hacer salmorejo

El salmorejo, de origen cordobés, es un plato típico que se suele tomar frío, y cubierto por encima con huevo duro rayado, taquitos de jamón y un poco de pepino a daditos (o bien cebollino, que le da un toque muy interesante). A pesar de su sencillez, es un plato que es bastante famoso no solo en España. Además se vuelve imprescindible en verano,debido a la facilidad que tenemos para realizarlo gracias a que sus ingredientes son totalmente sanos, es una receta que no nos llevará muchos dolores de cabeza y nos refrescará en los calurosos días de verano.

Ingredientes para el salmorejo

El salmorejo requiere pocos ingredientes. Eso sí, recomendamos encarecidamente que sean frescos y de proximidad, ya que se notará la diferencia de sabor a la legua.

  • Un kg de tomates maduros (recomendamos de pera, pero el tomate canario también sirve)
  • 200g de pan (pan duro, para asi reaprovecharlo nos servirá)
  • 1-2 dientes de ajo
  • Sal (al gusto)
  • Aceite de oliva virgen extra (100ml)
  • El acompañamiento que quieras añadir (jamon serrano y huevo duro, por ejemplo)

Elaboración

Los pasos a seguir para realizar esta receta son:

  1. Cortamos los tomates en 4 partes cada uno. Una vez hecho ésto, añadimos a la batidora.
  2. Pelamos el ajo, cortamos por la mitad y añadimos junto al tomate.
  3. Le añadiremos el pan junto con el tomate y el ajo. Recomendamos si el pan es duro, bañarlo en agua para que sea más sencillo a la hora de triturar.
  4. Una vez triturado, añadimos sal y el aceite, y seguimos triturando para que quede todo mezclado y uniforme. Pruébalo y corrige de sabor. La textura ha de quedar espesita, sin tampoco llegar a ser hormigón armado.
  5. Si no lo vamos a tomar inmediatamente, dejar reposar en la nevera para que coja frescor. Si no puedes resistirte, el salmorejo está listo para emplatar.

Consejos e ideas para hacer el salmorejo perfecto

  • La calidad del producto que utilices. Somos pesados con ese tema, pero es que al ser una receta basada en tomate, sabemos que hay algunos que no tienen apenas sabor. Ve a la frutería de toda la vida, y compra tomates de los buenos. Y que estén maduritos, que el sabor será aún más interesante.
  • El pan. El pan nos da la textura y espesor característico del salmorejo. Si estás a dieta, puedes añadir pan de espelta o de algún cereal que no sea de harina de trigo. Eso sí, recomendamos que sea un buen pan y no el pan congelado que encuentras en las gasolineras. Si no quieres añadir pan, mira nuestra receta de gazpacho, te encantará.
  • Para acompañar al salmorejo, es clásico añadir jamón y huevo duro rallado. Pero puedes probar otras ideas más sanas como pepino y cebollino. Deja tu creatividad volar! (si lo probáis con patatas fritas, veréis las puertas del paraíso abrirse en vuestro paladar. Eso sí, necesitaréis una buena siesta para digerir semejante bomba de sabor).