Saltar al contenido

Tortilla de patatas: con cebolla y mucho amor

9 junio, 2019
La tortilla de patatas siempre con cebolla. No hay discusión posible

Cómo preparar tortilla de patatas

La clave de preparar una buena tortilla, además de tener buenos ingredientes,es el uso de una sartén que no se pegue, ya que es importante para que nuestra tortilla no acabe hecha un revuelto de huevo con patatas (en el mejor de los casos).
La tortilla española se hecho un hueco en nuestras cocinas y también en nuestros corazones. Aquí os enseñaremos una forma fácil y sencilla de elaborar una buena tortilla, deliciosa y que podrás poner a tus invitados junto a un buen pan con tomate, o bien llevarte la tortilla entera a la playa.

Ingredientes de la tortilla de patatas

  • 3 patatas grandes
  • 1 cebolla (blanca o morada, al gusto)
  • 5 huevos
  • sal
  • aceite

Con estos ingredientes tienes una tortilla para 2-3 personas. Normalmente, como medida orientativa, es 1 patata por persona y 2 huevos. La cebolla va al gusto, y también en función de para cuantas personas sea.

Elaboración de la tortilla española

  1. En primer lugar, pelamos las patatas. Cortamos en dos mitades y hacemos el corte en pequeños trozos. Que no quede muy grueso, ni tampoco excesivamente fino (luego se pochará, asi que tampoco hace falta que quede perfecto).
  2. Una vez cortada la patata, ponemos en la sartén y cubrimos con abundante aceite. Nos interesa que el aceite cubra el corte de la patata, ya que queremos que se poche, no que quede frita. Este paso es importante, ya que es la diferencia entre una tortilla sin más y la tortilla española más épica de todas. El fuego lo pondremos medio-bajo, y luego antes de que el aceite esté muy caliente, ya pondremos las patatas, de forma que queden cubiertas.
  3. Aprovechamos que las patatas ya van pochando para pelar la cebolla y cortarla en juliana. Yo prefiero cortarla a daditos más pequeños, pero va en función del gusto, aqui tenéis libertad total. Una vez tengáis la cebolla cortadita, habremos dado tiempo a que el aceite y la patata ya vayan cogiendo ritmo, y añadiremos la cebolla.
  4. Ponemos en un recipiente grande de cristal los huevos, y los batimos. Añadimos un punto de sal al huevo batido y también a la sartén.
  5. Transcurridos unos 15 minutos más, que la patata y la cebolla ya tengan una textura única, cogeremos un colador, y colaremos el aceite de la mezcla de patata y cebolla. Una vez filtrado el aceite, añadiremos la cebolla y la patata al huevo batido, y mezclaremos todo.
  6. Cuando la mezcla de huevo, patata y cebolla sea uniforme, añadiremos ésta a la sartén, y haremos unos movimientos circulares con fuerza, para que así la tortilla nos quede compacta. Tapamos la sartén unos 5 minutos, y le daremos la vuelta para que la otra cara esté hecha.
  7. Sacamos la tortilla de la sartén, y ya estaremos listos para disfrutar de su magnífico saber y deleitar a nuestros comensales. ¡Que aproveche!

Tips e ideas para la tortilla de patatas perfecta

  • La sartén, al igual que los ingredientes, debe ser una sartén media y que no se pegue, ya que será la diferencia entre una tortilla o un amasijo de huevos y patatas.
  • Si queremos que la tortilla quede más jugosa, añadimos un huevo adicional. Si, por el contrario, la queremos más seca, le quitaremos uno.
  • La cebolla es una parte importantísima de la tortilla española. Le da un sabor y textura que marca mucho la diferencia. Recomendamos encarecidamente añadirla. Si no eres muy amante, puedes rallar la cebolla para que quede más doradita y absorba más sabor, y no se note tanto los trozos a la hora de comerla.
  • Es importante escurrir bien el aceite en el paso previo a mezclar todos los ingredientes, ya que una tortilla aceitosa pierde toda su gracia. Además ese excedente de aceite lo podemos usar para otras recetas que precisemos aceite para freír, como por ejemplo para el pisto.
  • Para darle la vuelta, es importante hacerlo en un movimiento rápido, sin dudar. Podemos ayudarnos de una tapa que sea algo más grande que el diámetro de la sartén, ya que si lo hacemos con un plato corremos el riesgo que aún haya huevo que no haya cuajado y nos caiga sobre los brazos.
  • El fuego es importante, siempre que este bajo o medio bajo, ya que vale más la pena esperar un poco que freír de más (como hemos dicho, las patatas han de estar pochadas, no fritas).