Saltar al contenido

Lasaña Napolitana: Muy fácil y deliciosa 👆✅

4 agosto, 2019
lasagna napolitana, una variedad de lasaña clásica

Cómo preparar lasagna napolitana

La lasagna napolitana es una versión de la lasagna tradicional.La lasaña es un primer plato que se lleva haciendo durante mucho tiempo en las cocinas italianas. Se podría decir que es el plato más emblemático del país de los más antiguos.La principal diferencia entre estas dos versiones es el uso de la bechamel. La receta napolitana no usa, ya que históricamente en el sur de Italia no era frecuente usar mantequilla, y por lo tanto, la bechamel no era un ingrediente. En esta versión, en cambio, es muy importante el ragú (la salsa napolitana), que se deja cocinar durante más tiempo, y el uso de 3 variedades de queso (mozzarella, ricotta y grana padano). Además, en esta versión, las láminas de pasta no se cuecen previamente, sino que se ponen tal cual a la hora de hornear. Verdad que ya se os hace la boca agua? Pues no esperamos más, manos a la obra.

Ingredientes para elaborar lasagna napolitana

  • 2 zanahorias peladas
  • 1 cebolla
  • 1 apio
  • Vino (un vaso) blanco o tinto
  • Carne picada de ternera o de buey (750 gramos)
  • Tomate «passatta» ( 4 botellas de 750ml)
  • 300 gramos de mozzarella
  • 500 gramos de ricotta y 500 gramos de grana padano.
  • Láminas de lasaña
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta

Elaboración de la lasaña de Nápoles

  1. Vamos a cortar las cebollas para hacer el sofrito. Usaremos una cazuela grande, ya que haremos el ragú y necesitamos que haya espacio. Una vez cortadas, a fuego medio y con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, empezamos a sofreír.
  2. Cuando esten doraditas las verduras, añadiremos la carne picada, previamente salpimentada. Lo añadimos y mezclamos con el sofrito
  3. Añadiremos el vino. Si quieres potenciar más el sabor de la carne, tu elección es vino tinto. Aunque si dispones de vino blanco en casa, úsalo, es indistinto. Cuando ya esté la carne doradita, será momento de añadir el tomate.
  4. Ahora es momento de añadir la passata. Es un tomate triturado y pasado por un colador, es decir, filtrado. Esto permitirá que se pueda prolongar la cocción más tiempo, ya que la clave de la receta está en este punto: una vez añadimos el tomate (podemos ayudarnos de un poco de agua también), bajaremos el fuego al mínimo y dejaremos que vaya cociendo durante 3-4 horas. Las cosas buenas siempre a fuego lento.
  5. Una vez tengamos el ragú, antes de preparar ya la lasaña para hornear, cortaremos la mozzarella y los demás quesos.
  6. En un recipiente para hornear, iremos añadiendo las capas. La primera, de ragú. Que cubra toda la base del recipiente. A continuación, añadimos las planchas de lasaña sin cocer. No os preocupéis, no nos hemos vuelto locos, confiad. Volvemos a poner ragú, y ahora añadimos un poco de los quesos que hemos troceado. Un chorrito de aceite de oliva y añadimos las placas de lasaña, y repetimos. La última capa deberá ser de ragú y de queso, y un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  7. Pondremos en el horno durante 25-30 minutos a 180º. Y ya tenemos hecha nuestra lasaña.

Consejos y trucos para la lasaña napolitana

  • Hacedla con tiempo. La clave de esta receta es que el ragú se haga a fuego lento, potenciando al máximo todo el sabor. Sabemos que esperar es un sufrimiento, pero valdrá la pena el esfuerzo.
  • Otro punto importante es la passata. Que quede bien filtrado el tomate, ya que estará menos concentrado y nos permitirá que la salsa boloñesa se pueda hacer durante esa larga cocción.
  • Los quesos si podéis compradlos enteros, que vosotros podáis manipularlo y cortarlos, la calidad aumenta que si ya están tratados.