Saltar al contenido

Salsa napolitana: receta auténtica sabrosa en 3 pasos☝

18 mayo, 2020
Aprende a preparar salsa napolitana

La salsa napolitana es una de las más sencillas de preparar y que, a pesar de su sencillez,tiene un sabor delicioso. Se suele acompañar a pastas blancas, y también recibe el nombre de marinara, y que también se acostumbra a emplear para una de las dos pizzas más tradicionales [dale al enlace para aprender a preparar pizza casera].

Cómo preparar salsa napolitana auténtica

De sencillos y muy gustosos ingredientes, la salsa napolitana o marinara es una de las más extendidas por todo el mundo. Popularizada, sobre todo, por los inmigrantes de la región de Nápoles a América y el resto de Europa, esta fácil preparación es una delicia que acompaña a todas las pastas. Esta salsa es más popular fuera de Italia, donde hay multitud de versiones, que en su país de origen, ya que es un preparado muy sencillo, de base de tomate y que sirve como base para otras recetas. Eso si, no es un tomate frito más, la salsa marinara es el minimalismo hecho receta.

Es importante a la hora de preparar salsa napolitana usar varios tipos de tomate, y combinar hierbas aromáticas. La receta tradicional emplea albahaca y orégano frescos,aunque el perejil y el cilantro también se pueden emplear. Estas hierbas aromáticas potencian el sabor del tomate y son un complemento que hacen de esta receta de salsa napolitana algo sensacional.

Por último, destacar que es importante para tener una salsa marinara de 10, emplear queso adecuado. Una mozzarella, un queso pecorino o bien parmesano son los quesos más empleados para esta preparación.

Ingredientes para la receta de salsa napolitana tradicional

Los ingredientes que vamos a utilizar para esta preparación culinaria son los siguientes:

  • 1 kg de tomate (podéis alternar, por ejemplo, tomate pera y tomate en rama, 500 gramos de cada).
  • 1 cebolla morada o rubia.
  • 2-3 dientes de ajo
  • Pimienta negra molida (media cucharada)
  • Una pizca de sal (al gusto)
  • Orégano (recomendamos fresco, aunque si es seco también funciona)
  • Albahaca fresca
  • Aceite de oliva virgen extra
La salsa napolitana o marinara sirve de base para muchas otras recetas. Pese a su sencillez, es una salsa deliciosa para hacer en pizza.
La salsa napolitana es ideal para utilizar en unos ricos spaguetti o pastas blancas. Usa ingredientes frescos y naturales, y verás que queda una salsa riquísima.

Cómo hacer la salsa marinara o napolitana

Vamos a ver paso a paso como hacer, de forma muy sencilla y en 3 pasos, la salsa:

  1. En una sartén, ponemos aceite de oliva a fuego lento. Añadiremos los dientes de ajo picados, y cuando empiecen a dorar, agregaremos la cebolla. Dejaremos a fuego lento, que vaya desprendiendo poco a poco su sabor. Añadid un punto de sal, que hará sudar la cebolla.
  2. El segundo paso será cortar muy finos los tomates, a daditos, y añadirlos a la sartén junto a la cebolla y el ajo. Esperaremos a que se ablande, desprenda su agua y vamos moviendo e integrando los ingredientes.
  3. Habrán transcurrido unos 10-15 minutos (depende el tipo de fuego que tengáis), es turno de agregar las especias así como las hierbas aromáticas. Dejaremos 5-10 minutos más si queremos usar esta salsa para la pasta. Si, por contra, queremos hacer una pizza, deberemos dejar que se haga más la salsa, que el tomate reduzca. Ya tenemos lista nuestra salsa napolitana, así que nada ¡buen provecho!

Trucos y consejos para preparar salsa napolitana

  • Pese a que es una salsa de tomate sencilla, emplea alimentos lo más naturales y de proximidad que puedas. Notarás la diferencia en tus preparados.
  • El queso es muy importante. Es la esencia de muchos platos italianos, y saber emplear queso junto a las salsas es algo que dotará a nuestros platos de un sabor genial. Parmesano y pecorino son los quesos más adecuados para esta salsa, aunque si empleas mozzarella o burrata, usalo para hacer pizzas.
  • La salsa napolitana, así como las salsas con base de tomate, se pueden conservar durante varios días. Utiliza recipientes de cristal, que se puedan cerrar adecuadamente. Si quieres evitar que el tomate se oxide o le pueda salir moho, cubre la capa superior con aceite de oliva. Esto ayudará a una conservación adecuada de tu salsa marinara.