Saltar al contenido

Salsa putanesca: receta rápida y fácil en 5 pasos 🔥

18 mayo, 2020
Salsa putanesca receta muy fácil y rápida de hacer

La salsa putanesca es una de las salsas para acompañar pasta más ricas y sencillas de hacer. Con ingredientes muy sabrosos como las anchoas, aceitunas y alcaparras, darás un sabor muy interesante a tus comidas, sobre todo si lo combinas con spaguetti. Verás que es una receta fácil y que será perfecta para preparar en cenas informales con amigos y familiares.

Cómo preparar la salsa putanesca

Antes de empezar a explicaros el paso a paso para hacer salsa a la putanesca, quería hacer mención al origen de dicho acompañamiento para la pasta. Según se sabe, existen variedad de posibles orígenes, aunque también es cierto que cualquier parecido con la realidad pueda ser pura coincidencia:

  • El origen de la salsa putanesca se remonta a la prostitución en la edad media. Es una salsa muy nutritiva, y que las prostitutas comían para soportar el frío del invierno, gracias a que hay ingredientes como las aceitunas, las alcaparras o las anchoas que son muy energéticos y calóricos.
  • Tenemos la siguiente historia, esta vez situada en el puerto de Nápoles. Los marineros, cuando volvían de faenar y pescar anchoas (ingrediente estrella para esta salsa), se iban a las casas de citas mientras vaciaban las bodegas de los barcos pesqueros. El pago de los servicios se hacía, en ocasiones, con este pescado, y de ahí el nombre de putanesca.
  • En tercer lugar, encontramos otra historia también relacionado con las prostitutas. En este caso, al ejercer su oficio por las noches, cuando iban al mercado a comprar solo encontraban ingredientes que nadie quería o que sobraban, y con ello hacían este preparado para pasta.
  • Relacionado con el anterior punto, encontramos una versión que se focaliza en un restaurante de Isquia. Los clientes, que quedaban hasta altas horas, pedían que les cocinara algo al chef. Al no tener más que los restos del día, nació esta salsa (se dice que los clientes pedían, de forma literal, que les «preparara cualquier p*ta cosa» [una puttanata qualsiasi]
  • Os añado un extra, aunque esta si que solo la he escuchado en un par de personas. Se trata, en este caso, de mujeres felizmente casadas que, cuando sus maridos estaban trabajando, ellas se veían con el amante. Para que el marido no sospechara, hacían esta salsa con ingredientes muy básicos y rápidos de hacer para así no levantar sospechas. Y el motivo de «putanesca» es más que obvio, en este caso.

Sea cual sea el origen, espero que os haya parecido interesante los anteriores puntos. Os habrá entrado hambre, así que vamos a ponernos manos a la obra con la receta de salsa putanesca.

Ingredientes de la salsa putanesca

Para preparar esta deliciosa y potente salsa, vas a necesitar los siguientes materiales:

  • Tomate triturado (unos 500 ml)
  • 3-4 dientes de ajo
  • 1/2 guindilla seca o cayena
  • 4-5 filetes de anchoas
  • Aceitunas (si son negras, mejor)
  • Alcaparras (picadlas y echáis una cucharada o dos)
  • Pimienta negra molida
  • Hierbas provenzales (1 cucharada)
  • Albahaca
  • Orégano
  • Aceite de oliva

Elaboración de la salsa puttanesca

  1. En primer lugar, vamos a picar los ingredientes que sofreiremos más adelante, que son los ajos y la guindilla. Si usáis tomate natural, el momento para triturarlo es ahora.
  2. Tendremos una sartén (echa un vistazo a nuestra selección de juego de sartenes de amazon) calentándose con aceite de oliva. Cuando esté caliente, agregaremos en primer lugar el ajo, y controlando que no se queme, tras un par de minutos, agregamos el tomate frito, la guindilla y las anchoas. Añadid también las especias, así como el orégano y la albahaca. Integramos bien y dejamos que se vaya sofriendo a un fuego medio.
  3. Tras 10 minutos, agregad un poco de azúcar para corregir la acidez que desprende el tomate cuando se fríe. Dejad que la salsa se vaya haciendo.
  4. Cuando hayan transcurrido 10-15 minutos más, tendremos nuestro sofrito ya listo. Sabremos que está preparado cuando el tomate haya espesado, y reducido su tamaño. Si veis que la salsa ha quedado espesa, podéis ir vertiendo agua o vino blanco para que se reduzca el espesor. La salsa ya está lista para acompañar a la pasta. Nuestra recomendación es que la sirváis en unos spaguetti o bien tagliatelle, aunque sabemos que sois muy creativos y la usaréis para otros guisos.
  5. Servimos, emplatamos (podéis usar una hoja de albahaca o de orégano para decorar) y ya podremos degustar esta fantástica, sencilla y deliciosa receta de salsa para pasta. ¡Buen provecho!