Saltar al contenido

Tajin de carne picada. ¡Pruébalo, repetirás!☝

10 enero, 2020
El tajín de kefta o carne picada es una receta típica de Marruecos. Fácil y sabrosa de hacer, una vez la pruebes no podrás dejar de comerla.

Tanto si eres experto en la gastronomía marroquí, como si no tienes mucho conocimiento, el tajin (o tajine, o tayín) es una receta muy popular por el mundo. A continuación, te enseñaremos a preparar un delicioso tajín de carne picada o tajín de kefta, con el que te vas a chupar los dedos y vas a mojar pan (puedes aprender a cocinar pan casero marroquí). Sin duda, una de las recetas más sencillas y a la par exquisitas de la cocina de Marruecos.

Preparando el tajín de carne picada. ¿Qué es el tajín?

Antes de empezar con los ingredientes y la preparación, queremos dar a conocer qué es el tajín. Por poner un ejemplo, así como la paella es arroz preparado en una sartén cuyo nombre es paella (de ahí la asociación del plato al recipiente donde se cocina), con el tajín ocurre algo similar.

El tajín es un recipiente de barro de origen bereber, ideal para guisar platos de carne, pescado y verduras.
El tajín es una cazuela de barro cocido y barnizada. Hay auténticas obras magníficas de artesanía bereber hermosamente decoradas. Pulsa sobre la imagen si quieres comprar un tajín.

El tajín o tayín tiene origen bereber, y es muy extendido por todo el país. Se trata de un recipiente de barro barnizado y cocido, de un diámetro extenso y poca profundidad, y coronado por una característica tapa en forma de cono, del mismo material. El objetivo es que los alimentos que se introduzcan en el tajine mantengan el calor, sin dejar ir el vapor que se genera durante la cocción. Este vapor, gracias a la superficie de barro, vuelve a caer una vez se condensa, haciendo que se vuelva a generar vapor, de forma que mantiene los alimentos húmedos, evitando que se resequen.

Es una pieza de artesanía muy valorada, sobre todo si viajáis por las zonas del Atlas, dónde en las carreteras encontraréis multitud de puestos ambulantes vendiendo tayines. Es un recuerdo muy útil si viajáis a ese fantástico país, y un perfecto souvenir, además de serviros para preparar esta deliciosa receta.

¿Cómo preparar tayín de carne molida de ternera?

El tajine de carne es una receta muy típica en las familias marroquíes, y en especial en las de origen bereber. Es una receta que no requiere de ingredientes caros, y que es muy accesible para las familias más humildes. Es una delicia prepararlo, y un placer el comerlo, así que no os entretenemos más y vamos a entrar en materia.

Ingredientes para preparar tajín de carne picada

Para la elaboración de esta sabrosa receta (para 2 personas), necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 cebolla y media.
  • 3-4 tomates maduros
  • 250 gramos de carne picada de ternera
  • Especias: sal, pimienta negra molida, comino, cúrcuma,pimentón dulce o paprika y jengibre molido. Y el toque personal: canela en polvo.
  • Perejil y cilantro frescos (picados en este caso)
  • 2 o 4 huevos (en función del hambre que se tenga)
  • Aceite de oliva

Elaboración del tajín de kefta

  1. Como primer paso, vamos a cortar la media cebolla muy fina, picándola a trozos pequeños. Una vez hecho esto, en un plato hondo, mezclaremos la carne picada junto a la cebolla. Una vez se integre, es turno de especiar la carne : sal, pimienta, perejil y cilantro picados,cúrcuma y un toque (muy ligero) de canela. Las especias servidlas al gusto, yo suelo echar 1 cucharada pequeña de cada una.
  2. Una vez la carne picada se ha integrado bien con todos los elementos, es turno de hacer albóndigas. Recomendamos hacerlas de un tamaño pequeño, ya que el sabor se concentrará más, y dará un sabor exquisito al guiso. Una vez hechas las albóndigas, dejaremos reposar y macerar.
  3. Es turno de entrar en materia: vamos a picar fino la cebolla, así como los tomates. En el tajín, verteremos aceite de oliva virgen extra y esperaremos que se caliente para hacer la cebolla. Si no tenéis tajín (te dejo este enlace para comprar tajín en amazon, es el que he utilizado para esta receta), podéis usar una sartén y una tapa. La filosofía es similar, pero el resultado, pese a ser muy muy bueno, no es lo mismo que con el tayín.
  4. Cuando la cebolla empiece a rehogar, será turno de añadir el tomate. Vamos haciéndolo a fuego medio-bajo, nos interesa que vaya pochando un poco, pero sin hacerse del todo.
  5. Un par de minutos después, vamos a añadir especias: sal, cúrcuma, pimienta, pimentón, comino, jengibre, perejil y cilantro. Siempre decimos al gusto, aunque de media podéis echar una cucharada pequeña de cada uno (vigilad, eso sí,con el jengibre).
  6. Una vez añadidas las especias, removemos un poco para integrar bien los elementos. Transcurridos 3-4 minutos más, añadiremos la kefta (las albóndigas), de una en una, con mucho cuidado. Es importante colocarlas alrededor del tajín, y dejando espacio para añadir los huevos más adelante. Una vez hecho esto, taparemos y a fuego lento esperaremos unos 10 minutos más.
  7. La clave de esta receta es la cocción lenta. Transcurridos 10 minutos, añadiremos los huevos enteros (no olvidéis quitar la cáscara, claro está) y los iremos repartiendo, de forma individual, por toda la cazuela. Y volveremos a tapar.
  8. A fuego lento, ahora nos tocará esperar unos 10-15 minutos. No mováis nada, ni toquéis. El tajín está obrando su magia. Si notáis (en caso de no usar tajín) que está quedando seca la salsa, podéis agregar un poco de agua, para ayudar a la cocción.
  9. Emplatar, servir y degustar este manjar. ¡Buen provecho!

Trucos y consejos para preparar tajín de kefta.

El tajín no es una receta complicada. Hay que tener en cuenta los siguientes detalles:

  • Cocinarlo a fuego lento. Esto es muy importante, ya que los alimentos asimilarán el sabor de éstos, además de las especias, de forma que dar un bocado será un placer para vuestro paladar.
  • Podéis añadir muchas opciones a vuestro tayín: ajo, para potenciar más aún el sabor. Pimiento rojo que le dará una textura muy interesante a la receta e incluso frutos secos.
  • Procurar que las albóndigas no sean muy grandes. Al ser pequeñas, facilitará la cocción y absorción de los ingredientes de este plato. Un pequeño esfuerzo que os valdrá la pena, creedme.